Orientación y Terapia Psicológica

¿Qué es la Orientación y la Terapia Psicológica?

La orientación es un proceso dirigido a personas sanas, con problemas en una área concreta, donde nos centramos en el problema a tratar, sus causas, condiciones que lo mantienen y las alternativas de afrontamiento necesarias brindándole a la persona los recursos psicológicos necesarios para la toma de decisiones y la responsabilidad individual.

La psicología es una ciencia que nos ayuda a conocernos tanto a nosotros mismos como a los demás, y de ella puede beneficiarse cualquier persona para crecer, desarrollarse personalmente, solucionar situaciones que le generen malestar, para aprender a entenderse y encontrar explicación a sus sentimientos, conductas, etc.

La terapia psicológica, no obstante, está especialmente indicada en situaciones en las que la persona percibe que no tiene recursos para enfrentarse a las situaciones que le preocupan, cuando considera que un problema le desborda, cuando siente que no controla su estado emocional y cuando tiene dificultades en la comunicación y/o relación con otras personas. En definitiva, cuando lo que le sirvió hasta ahora, ha dejado de serle útil.

Buscar ayuda profesional es el comienzo del camino hacia el bienestar, entendiendo éste como un estado integral de equilibrio mental, físico y social.

¿Desde qué enfoque trabajamos?

En Inmeta trabajamos desde un modelo integrador adaptando la terapia psicológica concreta a las necesidades específicas de cada demanda particular. Sólo un análisis funcional de cada caso y persona permite un diagnóstico correcto y una intervención óptima.

¿A quiénes va dirigida?

Aquellas personas que sientan emociones intensas (tristeza intensa, nerviosismo, ira, soledad, desesperación, impotencia, dolor psíquico…) que no puedan manejar en estos momentos.

Para aquellas personas que estén sufriendo una crisis vital: ruptura de relación de pareja, conflictos en las relaciones personales, dificultades en las relaciones familiares, etc. Para los padres que sienten dificultades en la crianza de los hijos tanto de niños como de adolescentes o jóvenes.

Cuando los padres perciben que sus hijos necesitan asesoramiento psicológico en aspectos como el fracaso escolar, comportamiento rebelde, consumo de tóxicos, dificultades en el joven para crear un proyecto vital adecuado, etc. También cuando perciben en el niño o adolescente síntomas como: aislamiento, timidez, miedos, inseguridad, agresión…

Parejas que están en crisis y juntos quieren intentar entender sus conflictos desde otra perspectiva.
Personas expuestas a experiencias de vida difíciles, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática o pérdida de seres queridos, incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies